Nuestra Historia

Las Carmelitas Teresas de San José llegaron a Puerto Rico el 10 de septiembre de 1979. Comenzaron a realizar su misión en la educación y la pastoral, respondiendo a las necesidades humanas y espirituales de las comunidades del área este de Puerto Rico.
Fueron unos inicios de gran entrega en la laborar pastoral de la comunidad de Fajardo colaborando y organizando la catequesis, acompañando en las celebraciones de las diferentes comunidades y prestando el servicio de educar en la fe el colegio Santiago Apóstol en las clases de Religión. Diez años cargados de esfuerzos, como todos los campos de trabajo con sus luces y sus sombras, alegrías y sufrimientos, pero con la esperanza de que la congregación estuviera presente en Puerto Rico.

En julio del 1989 el Gobierno General de Común acuerdo con el gobierno de la Delegación de Santo Domingo determino retirar la comunidad de Fajardo, cerrando la Misión que la Congregación realizaba en la Parroquia Santiago Apóstol, y se traslada a la comunidad de Loíza continuando así nuestro deseo de permanecer en estas tierras borinqueñas con el fin de seguir extendiendo y consolidando el Reino de Dios.

La obra de nuestros Hogares Teresa Toda se inició 19 de marzo de 1993, con la intención de ayudar a mejorar el nivel de vida de Loíza y, en especial, a las niñas que sufren algún tipo de orfandad. Un inicio de nuevos Hogares al servicio de un pueblo que deseamos cada día más humano y feliz, que pueda experimentar el amor de Dios que nos sigue animando para ser posible el vivir como hermanos e hijos suyos. La residencia original acomoda hasta 14 residentes. Como parte de un proyecto de crecimiento y capacitación en el 2002 se comienza la construcción de nuevas facilidades incluyendo viviendas con dos unidades de dormitorios idénticos con 14 cuartos privados en cada unidad. La primera para jóvenes entre los 13 y 17 años y la segunda sirve para acoger a jóvenes de 18 años en adelante en un plano de vida independiente.

¡Comparte el amor!

Done y ayúdenos a ayudar a otros.

Done ahora

Gracias por todo su apoyo!

¡Haz una donación!

Cada niña merece tener un lugar seguro para vivir y estar rodeada de personas que los cuidan y aman. Uniendo esfuerzos para un puerto rico mas solidario viviendo en paz y amor. Ayúdenos a lograr esto donando.